Euskalgym 10, the best gum cocktail

Euskalgym 10, the best gum cocktail

Por Ernesto Díaz

Diez años de pasión, de color y ritmo, de creatividad física, de estilismo, de belleza, de rostros y apellidos con los metales de las medallas, de maillots con destellos swarovski, de retos y dominio de los espacios. De movimientos coordinados, de manos y punteras en acción, de diseño y estrategias, de coreografías maravillosas, de cuerpos domados por la música y la técnica. De colecciones de giros, rotaciones, zigzag’s, rodadas, desplazamientos, recepciones, figuras en ocho, retenciones, balanceos, vueltas, molinetes, espirales, gigantescas, botes, lanzamientos, golpes, saltos. De combinaciones de danza, ballet y gimnasia pura en un tapiz 14x14metros, de arabescos con una pelota de 20 centímetros de radio, de ondulantes cintas de 6 metros agitadas sin tregua y conducidas como una batuta a partir del estilete, de mazas de 150 gramos en cada mano o de aros de plástico rígido cuando no el difícil manejo del cáñamo o material sintético de la cuerda. De expresividad y formas corporales de mujeres y de hombres, de acompañamientos musicales, de exhibiciones en ‘single’ o conjunto, de líderes internacionales y de gimnastas con las puertas del futuro abiertas. Todo esto, y bastante más, es Euskalgym, el festival vasco de la gimnasia rítmica único en el panorama intercontinental por su formato y por las estrellas que iluminan su programa año tras año. En 2015 y en Vitoria-Gasteiz, la décima edición de un Euskalgym 10. El sábado 7 de noviembre, será una fecha para el deleite de los sentidos y también para archivar en la mente y en el corazón.

En la antesala de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro el próximo año, la Gala Euskalgym ofrece el muestrario más ambicioso y espléndido de la rítmica elevada a la categoría de arte por la vía del deporte. Las reinas del último mundial de Stuttgart, lo más selecto del ‘top’ de la World Cup controlada por la FIG, la crema del ránking internacional.’Pure delicatessen’.

Este Euskalgym 10, the best gym cocktail, recuerda con gusto y honor a quienes contribuyeron de distinta manera a poner la gimnasia rítmica en el podio deportivo del siglo XXI: al creador de la euritmia Emile Jaques-Dalcroze, a la bailarina Isadora Duncan, al coreógrafo Rudolf Laban, al padre de gimnasia rítmica Rudolf Bode, a las niñas suecas de Maja Carlqvist que realizaron una preciosa y elogiada exhibición en los J.O. de Berlín, a la primera campeona del mundo de la denominada gimnasia moderna en 1963 Ludmila Savinkova, a la primera medallista de oro olímpica en 1984 Lori Fung.

Y naturalmente a nuestras ‘niñas de oro’ alavesas Lorena Guréndez, Tania Lamarca y Estibaliz Martínez, campeonas olímpicas con España en 1996, y a Almudena Cid, la única gimnasta de la historia con presencia en cuatro finales de Juegos Olímpicos. También a Carolina Pascual, plata en los J.O. de Barcelona; Carmen Acedo, campeona mundial en 1993 en la modalidad de mazas y a las primeras medallistas españolas en el historial internacional de la rítmica, María Jesús Alegre en el mundial de 1975 y Susana Mendizabal en el europeo de 1978.

Con todo el esplendor de esta galería de nombres propios, Euskalgym 10 reitera su mayor reconocimiento a las gimnastas de base y de club, a entrenadoras y ayudantes, a coreógrafas y coreógrafos, a las madres y padres que, a diario, alientan la ilusión de ese proyecto global que es la gimnasia.